El año pasado en Marienbad, la influencia de la pedantería

 

El pasado domingo fallecía a los 91 años el director francés Alain Resnais, director fundamental dentro de la historia del cine. A simple vista podría parecer que fue un autor que no trascendió más allá de ciertos círculos de cine de arte y ensayo, como se decía antes, pero sólo hay que ver una de sus películas más conocidas, El año pasado en Marienbad, para rastrear cómo su influencia llega hasta nuestros días.

Cuando se estrenó El año pasado en Marienbad en 1961 causó controversia tanto por un lado como por otro: los defensores la defendieron como una especie de reinvención del lenguaje cinematográfico, sus detractores la tildaron de incomprensible y pretenciosa, no sin darse cuenta que estos eran más halagos que verdaderos defectos. Como suele ocurrir, el tiempo pone las cosas en su sitio y hoy en día nadie puede negar la importancia de la película de Alain Resnais.

El año pasado en Marienbad

El año pasado en Marienbad “cuenta” el reencuentro de un hombre con una mujer un año después de una serie de hechos ocurridos en el balneario de Marienbad. La mujer no recuerda nada y el hombre intenta reconstruir los acontecimientos que tuvieron lugar y que inmiscuyeron a la pareja y al marido de ésta. Así se van sucediendo narraciones inconexas, voces en off discordantes con lo que estamos viendo en pantalla y escenas y conversaciones repetidas desde diferentes puntos de vista. Toda la película posee un continuo tono de ensoñación donde no sabemos realmente la naturaleza de lo ocurrido tanto en el supuesto pasado como en el improbable presente.

Tildar a El año pasado en Marienbad de ser pedante sería como hablar mal de Jose Luis Garci: una estúpida obviedad de una alarmante ignorancia. Ojalá hubiese más películas pedantes como esta, que tanto bien han hecho al arte y la cultura. El arte avanza a base de películas como esta, películas que hacen evolucionar el lenguaje cinematográfico y que resonarán con el paso del tiempo. Una película del mañana realizada hace 50 años.

El año pasado en Marienbad

Basta mirar el curioso cartel del estreno español para darse cuenta que El año pasado en Marienbad no es una película apta para espectadores que vean en el cine un mero entretenimiento. Desgraciadamente, parece que poco hemos cambiado en estos cincuenta años. Aun muchos de vosotros bostezaréis nada más pensar en ver una película francesa en blanco y negro. Quizás no querréis descubrir que cineastas muy conocidos por todos nosotros han basado muchos de sus hallazgos, conscientes o no, en esta película. Sin El año pasado en Marienbad no tendríamos la voz en off scorsesiana, ni el universo malsano de David Lynch, por no tener probablemente no tendríamos, al menos no en este modo, realidades alternativas como las de o El Show de Truman. Y por supuesto no existiría El resplandor. Hasta el mundo de la música y la moda han bebido de la de Resnais y podríamos llegar hasta nuestros días y recordar que se rumorea que Don Draper veía la película mientras tenía ensoñaciones con diversas mujeres. Hay que ver lo que da de sí la pedantería.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. 8 marzo, 2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El pasado domingo fallecía a los 91 años el director francés Alain Resnais, director fundamental dentro de la historia del cine. A simple vista podría parecer que fue un autor que no trascendió más allá de ciertos cír…

  2. 7 noviembre, 2014

    […] última película del desaparecido director de Hiroshima, mon amour o El año pasado en Marienbad. ¿Hace falta decir algo […]

  3. 17 enero, 2015

    […] que nunca viene mal. Y después hay películas que requieren esfuerzo y concentración. Desde El año pasado en Marienbad a Zodiac, de la que habrá que escribir algún día. Lo que es innegable es que L’étrange […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies