Blade Runner 2 vista por directores españoles

Como la mayoría de los aficionados al cine sabrán, recientemente se anunció que tendría una secuela. Para muchos esto les ha costado un ataque al corazón, si me preguntaran a mi sería bastante claro, me da igual, no me gustó Blade Runner, pero es que además me da igual que saquen secuelas de cualquier película, con no verlas me basta.

Lo original del asunto ha sido cuando El Curtural se ha puesto en contacto con seis directores españoles para ver como afrontarían este proyecto. Los elegidos han sido Eduardo Chapero Jackson (Verbo, 2011), Jaime Rosales (La soledad, 2007), (Los cronocrímenes, 2007), (No controles, 2010), Pedro Aguilera (La influencia, 2007) y David Planell (La vergüenza, 2009).

No voy a entrar en si la elección de los directores es acertada o no, sin embargo os animo a que le echéis un vistazo a las respuestas que han dado, algunos se han andado por las ramas, otros se han tomado la pregunta demasiado en serio (porque ya se sabe que el es una cosa muy seria, con mucho drama de trasfondo). Yo os cito a continuación la respuesta que más me ha gustado, que no ha podido ser otra que la de Nacho Vigalondo:

Me gustaría plantear las secuelas de Blade Runner como una aumentación tras otra del mismo giro: cada vez son más y más los personajes que se descubren como replicantes en el último acto. Llega un momento, más o menos por la quinta secuela, en el que se confirma que absolutamente todo el mundo es replicante. La humanidad tal y como la entendemos no es más que una confusión colectiva. Así acaba la saga, con una salida de armario a escala planetaria.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies