La Bella y la Bestia: la versión de Disney tenía más carisma

 

Hace poco hablaba Paco en su reseña de Frozen de las películas de de principios de los 90 y es que para una generación como la mía (de esos que nacimos en los 80 pero no recordamos a naranjito) ir al cine a ver La sirenita (1989), La bella y la bestia (1991) y Aladdín (1992) o verlas posteriormente una y otra vez en ese VHS que nos habían regalado por nuestro cumpleaños era toda una experiencia. Sin ir más lejos en mi caso La Bella y la bestia y Hook son mis dos primeros recuerdos cinematográficos y estoy seguro de que no soy el único.

Así que enfrentarse con una revisión de este clásico infantil con personajes de carne y hueso, sin canciones y con una historia más fiel a la versión de Beaumont pero ligeramente diferente a la que uno tiene interiorizada no es cosa fácil.

Bromeaba el director de la muestra SyFy el día de la proyección de 300: El origen de un imperio, que Christophe Gans ha tardado 8 años en volver a ponerse detrás de las cámaras y rodar algo después de aquel Silent Hill (2006) que tan mal sabor de boca nos dejó a los fanáticos del juego. Para La belle et la bête ha contado con Viccent Cassel para el papel de Bestia, Léa Seydoux (Emma en La Vida de Adèle) para ser Bella y ha resucitado de entre los muertos a en el papel de Perducas (Gastón en el película de Disney).

La bella y la bestia

Las actuaciones de todos los actores son correctas y sorprende para bien nuestro Eduardo Noriega, que con la caracterización y su actuación (en el original en francés, veremos cómo tratan el doblaje en España) casi parece otro. Por aquí nos alegramos de la vuelta en su madurez de uno de los actores que más alegrías nos dio en los años 90.

En el apartado técnico la película del director francés resulta notable, destacando la caracterización de los personajes, los en la recreación de Bestia, las criaturas del castillo o la del bosque.

Pero por desgracia aun teniendo todos los elementos para hacer la película definitiva sobre Bella y Bestia ésta se queda en un aprobado. Por ejemplo sucede que en esta versión del clásico hay cosas que no se nos explican, quizá apelando a que todo el mundo conoce la historia y ya sabemos que Bella salvará a Bestia con su amor, pero aquí dicho enamoramiento prácticamente no se nos muestra en pantalla y parece que de un momento a otro la joven Léa ha tomado la decisión racional de amarlo sin entender muy bien nosotros los motivos que le llevan a amar a semejante monstruo.

La bella y la bestia

La versión de La bella y la bestia de 2014 es una recreación más adulta (aunque no por ello para adultos) del clásico infantil, que sin tener el carisma de la película de Disney consigue recrear correctamente la extraña historia de amor entre una bella dama y un monstruo que vive solo en una castillo encantado. No obstante uno echa de menos constantemente las excelente canciones que tenía la versión infantil y los personajes secundarios tan carismáticos como Din Don, Lumiere, la señorita Potts o Chip. Quizá sea un buen momento de desempolvar el VHS que seguro que todos tenemos en casa de nuestros padres y regresar por unas horas a nuestra infancia.

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pedro Gómez

    Tengo ganas de verla. Es una historia que siempre me ha gustado mucho, y el reparto creo que tiene bastante nivel. Por lo que cuentas me va a gustar si o si, a ver si no decepciona mucho ese “enamoramiento espontáneo” del que hablas 😀

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies