Festival de Málaga: Carmina y Amén

 

Festival de Málaga

Hace dos años en el de Málaga pudimos asistir a uno de esos momentos sorpresa que, junto con El mundo es nuestro, marcó la edición número quince. El debut de en la dirección con Carmina o revienta supuso un gran golpe de ingenio no sólo en lo púramente cinematográfico sino en la forma de dar al público una obra que nacía de la autoproducción. Ahora León presenta la continuación, Carmina y amén, con la noticia, decepcionante para muchos, de que se retrocederá en el camino andado de la distribución pionera. Es lo que pasa cuando el sistema absorbe al disidente y lo convence con dinero de que sin él no puede ser nada en este mundo.

Carmina y amén recoge a los mismos personajes que sustentaban la primera obra: Carmina Barros y se enfrentan a la muerte de su padre decidiendo posponer un par de días el aviso a urgencias para cobrar una paga extra. El escueto andamiaje argumental sirve para que volvamos a ver a Carmina como esa fuerza de la naturaleza, deslenguada y chabacana que tantas risas produce al personal.

Si en la primera parte León disponía una realización cercana al falso ahora ya se decanta por la ficción pura y dura, hecho que daña mucha de la originalidad de la propuesta. Ahora estamos ante muchos de los mismo chistes de la primera que terminan haciendo más gracia por acumulación y el sincero desparpajo de la protagonista.

Carmina y amén

Carmina y Amén funciona mucho mejor cuando quiere ser íntima y sociológica que cuando se decanta por la y la más absoluta ordinariez. Hay realmente en Paco León un cineasta con personalidad y buen hacer, que estoy seguro que nos dará alguna gran película cuando modere su discurso excesivamente soez y se centre en algo más pausado e íntimo. Tiene Carmina y Amén ramalazos de muy buen cine, que toca la fibra sensible, para a continuación soltarte una ventosidad en la cara. A un servidor no lo convence esta mezcla, aunque entiende que sea lo que se espera de Carmina.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. 12 noviembre, 2014

    […] CARMINA Y AMÉN de Paco León LE WEEK-END de Roger Michel LA MAFIA UCCIDE SOLO D’ESTATE de Pier Francesco Diliberto […]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies