Fancine Málaga: EN EL BOSQUE / SHELLEY, mujeres aisladas

Un año más nos adentramos de forma totalmente anárquica en la 26ª edición del Fancine, Festival de Cine Fantástico de la Universidad de Málaga. Por coincidencias de la vida, los horarios y el azar pudimos ver dos películas del ciclo que Fancine ha dedicado este año a la feminidad titulado Mujer: Género Fantástico: la canadiense En el bosque y la coproducción sueco-danesa .

En el bosque ***

En un futuro post-apocalíptico, pero en apariencia tranquilo, se produce uno de los mayores desastres posibles en el primer mundo: la electricidad desaparece. Así, un padre y sus dos hijas tendrán que afrontar el problema en su casa del bosque que aun siendo autosuficiente depende de generadores que también empiezan a quedarse sin combustible.

EN EL BOSQUE

En el bosque presta especial atención a las dos hermanas, interpretadas por y , dentro de este periplo donde la supervivencia es la principal meta. Y la principal amenaza es el hombre. Patricia Rozema desarrolla un cuento feminista donde viene a decirnos que las mujeres solo podrán sobrevivir si permanecen unidas y donde el único hombre del que hay que fiarse es el padre de una misma.

A pesar del mensaje quizás excesivamente obvio, En el bosque consigue ser lo suficientemente novedosa para que le perdonemos algunos pasajes de trazo grueso, apoyando su principal atractivo en el buen hacer de sus dos protagonistas.

Shelley **

La producción sueco-danesa Shelley viene a enmarcarse en el género inventado de embarazo y maternidad complicada de la que La semilla del diablo es paradigma y que últimamente hemos visto en otras películas como Hungry Hearts o The Extraordinary Tale.

shelley-movie-one-elena-two_zpswixbwxu5

En Shelley los personajes también viven aislados en una cabaña, cortan leña, hay dos personajes femeninos protagonistas, pero la amenaza viene del interior. De todos modos, la película de juega demasiado con la intriga sin que quede demasiado claro hacia donde quiere llegar. Su ritmo moroso le acaba pasando factura y cuando llegamos al más interesante tercio final hayamos perdido toda concentración. Un exceso de languidez y simbolismo desaprovecha algunas ideas apuntadas (el tema de la subrogación del embarazo, las desigualdades entre burguesía y necesitados) en una película que como ocurría con En el bosque destaca por su pareja protagonista.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies