Divergente, la adolescente capaz

 

El cine ha cambiado. Ha dejado de lado las tetas y el echar un polvo en el baile de graduación, para convertirse en una aventura de aprendizaje vital, en un mundo apocalíptico y con múltiples mensajes disfrazados de moralidad y de hacer lo correcto. Como si la búsqueda incansable de sexo no pudiera tener todas esas lecturas…

Divergente es la enésima adaptación de una novela para adolescentes encasillados en la normalidad, que un día descubren que son especiales y dejan atrás toda esa monotonía absurda. Sin entrar en detalles ni en por qué se empeñan los nuevos autores literarios en exprimir una y otra vez el tan manido ‘camino del héroe’, el principal problema de Divergente, aparte de su horrible título, es que es demasiado parecido todo a Los Juegos del Hambre, si comparamos películas y sin meternos en lo literario,  y todo ese rebufo que se intenta aprovechar, no hace más que hundir más a Divergente en el amplio mar de las adaptaciones literarias con final abierto que nunca llegarán a una segunda parte.

Divergente

Poco más se puede destacar de una película tan sosa como Divergente, ni siquiera en su papel de ‘voy a meterme en esta película porque me dan mucho dinero’ puede salvarla. Sin mencionar que Shailene Woodley no es Jennifer Lawrence

Otro día hablaremos de la manía de convertir la música indie en comercial para conectar por el público joven y conseguir vender más discos, sin importar si el temazo del momento concuerda dramáticamente con la imagen.

 

Chema AR

Hago videitos en Filasexta y a veces escribo sobre #cosas que se leen en #sitios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies