Sitges 2014: Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows), desternillante comedia de terror

No es nada extraño que Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows), la película neozelandesa de Taika Waititi y Jemaine Clement, se haya alzado con el premio del público en el festival de Sitges. Es un producto perfecto para hacer reír y entretener al espectador amante del cine de vampiros, del cine de terror o del cine en general. A través de la técnica de falso documental la obra nos narra la vida de cuatro vampiros compañeros de piso. Desde el primer minuto hasta el último el último, el film es un no parar de referencias paródicas al subgénero vampírico. Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows) es una reflexión en clave de comedia de todas aquellas cosas que nos dan miedo: las ridiculiza al máximo para que nos demos cuenta de lo absurdas que son.

What We Do in the Shadows


La técnica del falso documental, últimamente muy sobreutilizada, encaja muy bien y tiene mucho sentido con el mensaje que nos quiere transmitir el film. Nos presenta los hechos como reales, es una llamada directa al espectador, la cámara nos grita: “¡Eh tú, espectador, así es como son los vampiros de verdad!”. Más allá de lo cómica y divertida que puede resultar la película, Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows) es una obra muy bien estructurada, con unos personajes bien definidos y una técnica depurada.

4 comments
  1. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

El día del espectador: «Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera» de Álvaro Sáenz de Heredia

El verano es una época estival que está muy bien si tienes una serie de concesiones en la monotonía diaria, cosas que te permiten escapar de los días de intensa…
Ver entrada

La Bella y la Bestia: la versión de Disney tenía más carisma

Hace poco hablaba Paco en su reseña de Frozen de las películas de Disney de principios de los 90 y es que para una generación como la mía (de esos que nacimos en los 80 pero no recordamos a naranjito) ir al cine a ver La sirenita (1989), La bella y la bestia (1991) y Aladdín (1992) o verlas posteriormente una y otra vez en ese VHS que nos habían regalado por nuestro cumpleaños era toda una experiencia. Sin ir más lejos en mi caso La Bella y la bestia y Hook son mis dos primeros recuerdos cinematográficos y estoy seguro de que no soy el único.
Ver entrada

Les salauds, esquinado y enfermizo film noir

Hay en Les Salauds una intención constante de convertir lo que podría ser una convencional película de cine negro en algo más abyecto y esquinado. La historia de este antihéroe…
Ver entrada