Villa Touma, la casa de Bernarda Alba palestina

 

Con un año de retraso estrena en España su , un palestino que sorprenderá a más de uno con una historia con muchos matices. Personalmente no me esperaba un trabajo tan bien hecho y tan correcto como este film. Es verdad que tenía pocas referencias del mismo y esto hizo que todo fuera nuevo para mí no obstante eso no quita para que la sensación que me dejara fuera muy favorable.

El tema recuerda y coincide en muchos puntos con la obra La casa de Bernarda Alba de Lorca sobre todo cuando estudiamos a los personajes femeninos que son los que llevan la voz cantante con unas conductas y unas reacciones ancladas en el pasado, regidas todas ellas por una cerrada religión cristiana.

Villa Touma

Cuando una persona, en este caso la joven huérfana Badia, llega a una casa nueva para quedarse a vivir debe acatar las normas y reglas que imperan en el lugar. En este caso las habitantes son sus tres tías, a las que casi siempre vemos vestidas con colores oscuros o incluso de luto, gobernando con brazo de hierro la villa y haciendo que la estancia junto a ellas sea del todo insoportable. Su sobrina es la llave para volver a tener una posición y un status privilegiado en la burguesía palestina que aún reside en Ramallah, un lugar que después de la Guerra de los Seis Días se ha convertido en una ciudad peligrosa con toques de queda y otro tipo de amenazas como la que al final seduce a la joven. Badia se convierte en un trofeo, un modelo que debe enseñarse a todos y todas buscando como meta final una boda con un joven rico que las saque de su penosa situación. Para ello usan como pasarela todo tipo de lugares en donde la puedan presentar en sociedad ya sea la iglesia teniendo como telón de fondo la misa de un funeral, un café, las propias calles de la ciudad o el interior de su casa donde deleitan a sus invitados con veladas amenizadas con conciertos ¿improvisados? de piano.

Villa Touma se convierte en una cárcel para todos con unos carceleros con forma de mujer y hasta con un perro guardián. La casa los mantiene alejados y aislados del exterior haciendo que sus miedos más terribles y sus frustraciones les amarguen la existencia sin que nadie pueda ayudarlos.

Villa Touma

La película acaba siendo una My Fair Lady moderna, la transformación de una oruga en mariposa, sin números musicales con un final sorprendente que dejará boquiabierto a aquellos que visiten el cine para verla. Nos mostrará el contraste entre una ciudad en pleno bullicio que intenta avanzar y una casa con un silencio que duerme en las esquinas y que no participa en absoluto de esa ambición, preocupada más en guardar las apariencias y en seguir unos preceptos del todo anticuados.

Las interpretaciones son más que correctas creyéndonos a los personajes a pie juntillas y haciendo que deseemos durante todo el metraje que no solo sea la chica la que sufra la metamorfosis de niña a mujer después del primer amor sino que también alguna de sus tías se deje seducir por el encanto de la modernidad y tire de una vez el pasado que tanto amarga sus vidas y tiñe sus ropas.

Alguna de ellas ha debido conocer al personaje de la neurótica Montserrat de Musarañas porque sigue sus mismos mandamientos y sus idénticas locuras como la de cuidar a un desconocido herido. A veces las ideas e historias son primas hermanas como en esta ocasión con España y el país cisjordano.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies