Thor: el mundo oscuro, divertido viaje por los Nueve Reinos

 

Continúa el plan maestro de Marvel para dominar el mundo del entretenimiento universal. Y hay que reconocer que está funcionando a las mil maravillas en todos los niveles, tanto artística como económicamente. Además, los pasos dados son de una extrema inteligencia al ir metiendo poco a poco los elementos más fantásticos de los cómics para que los no-comiqueros no se pierdan ni se abrumen con demasiada irrealidad. Si ya en 3 empezaron una serie de pinceladas a lo más desatado de los , con : el mundo oscuro abrazamos ya la fantasía pura y dura, como si nos estuviesen preparando para la odisea de ciencia ficción que serán Los Guardianes de la Galaxia.

El fichaje Alan Taylor, uno de los realizadores estrella de Juego de tronos, tampoco es casualidad: si en la primera Thor el aporte de Kenneth Branagh servía para que nos familiarizásemos con este personaje que mezclaba intriga palaciega y mamporros, aquí volvemos a tener los mismo elementos pero amplificados por obra y gracia de un presupuesto notablemente más abultado. De todos modos, Taylor no es más que un realizador de encargo al que aun le falta personalidad para dotar a Thor: El mundo oscuro de alguna mayor profundidad artística.

Thor: El mundo oscuro

Aun así como película de Thor: El mundo oscuro cumple todas las expectativas de muy eficaz forma. El plantel actoral es sencillamente apabullante y termina siendo los más atractivo de la película: Hemsworth lleva el vozarrón cantante, Hiddelston vuelve a llevarse el gato al agua con su ya mítica interpretación de Loki, Portman y Hopkins continúan un buen recorrido dramático y hasta Russo y Dennigs tienen más minutos, siendo incluso importantes en la trama.

De lo que sí parece haberse contagiado Thor: El mundo oscuro es de la confusión narrativa habitual de la serie basada en las obras de George R. R. Martin. La primera parte de la película se hace un poco pesada al plantear el del Éter, que es demasiado explicado y que se tendría que haber simplificado. El par de intentos de proponer alguna que otra filigrana narrativa termina siendo demasiado previsible y poco original para ser destacables. Pero en su beneficio decir que Thor: El mundo oscuro hereda tanto de su antecesora como de Los Vengadores un sentido del humor que aunque pueda parecer un poco chorra en ciertos momentos le da una ligereza con la que Marvel saca pecho frente a otras propuestas más adultas.

Thor: El mundo oscuro pone el acento en la espectacularidad intermundos proponiendo un muy divertido viaje por los Nueve Reinos dejándonos con un muy interesante final. Y no olvidad las dos secuencias de los créditos que nos adelantan lo que está por venir.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies