Festival D’A Barcelona: THE OTHER SIDE, la pesadilla americana

 

El no existe, es simplemente una fábula, un cuento de hadas, bajo el cual se ocultan los infinitos problemas del país más importante del mundo. Problemas que acostumbran a estar siempre en un segundo plano y que el propio país intenta ignorar y ocultar de la realidad. No es casualidad pues que , un que se esfuerza en buscar y excavar en la parte oscura, en retratar la otra cara de la moneda del país, esté dirigida por un director de origen italiano.

The other side

Una mirada externa a la que no le tiemble la mano a causa del sentimiento patriótico es necesaria a la hora de mostrar la cruda y cruel América profunda. The other side es una película construida en forma de díptico que retrata las facetas más oscuras del estado de Lousiana. Y la defino como película y no documental porque la obra está filmada de una forma tan cinematográficamente cuidada, en cuanto a la disposición de los actores, encuadres de plano y la estupenda fotografía, que pese a representar la pura realidad la obra está más cerca de la estética cinematográfica que la de documental. De hecho, si el espectador acude virgen a la película tendrá sus dudas de si lo que está viendo es ficción o se trata de la realidad.

La primera parte de The other side nos relata la historia de un drogadicto que vive en una caravana junto a su pareja y cuyo mayor miedo es la muerte de su madre. Esta trama está salpicada por numerosos personajes secundarios, todos de clase social baja y rodeados por el mundo del y la droga. Hacia el final de la película perdemos de vista esta trama y nos adentramos en la vida de un grupo de exmilitares que siguen formando grupos de entrenamiento; para ellos la guerra no ha acabado y el peligro es inminente. The other side a parte de ser una grandísima película/documental es un documento crítico y social que todo el mundo debería ver, especialmente los estadounidenses para que se conciencien de que su país está muy lejos de ser el mejor del mundo.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual.
Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies