Sitges 2015: Love, sexo con amor

 

Es difícil ver el nuevo film de Gaspar Noé nada condicionado por las polémica que ha suscitado y toda la lluvia de críticas que ha recibido (la mayoría de ellas negativas). Hay un aspecto que indudablemente le viene muy en contra a la película: que sea calificada o asociada a la pornografía. Sin embargo cualquier elemento de carácter polémico es legítimo de ser retratado en el cine siempre y cuando tenga una voluntad artística, ya sea estética o narrativa. Love no es una película pornográfica, es una obra en la que el sexo es un elemento narrativo empleado como herramienta para intentar ir descubriendo el significado del amor. Y el modo explícito en que se muestra, es únicamente una decisión relacionada con el estilo y la forma.

Love Gaspar Noe

Precisamente la mejor virtud de Love es su capacidad de equilibrar lo que cuenta con cómo lo cuenta. A diferencia de las películas pornográficas goza de un contenido excitante, reflexivo e incluso filosófico. A través del recuerdo de la vida amorosa y sexual del personaje protagonista nos adentramos en un viaje en el que se analiza el amor desde diferentes puntos de vista, haciendo que el espectador se identifique en varias ocasiones con algunas de las situaciones representadas.

Y para intentar averiguar qué es el amor, Noé no renuncia a intentar comprender uno de los aspectos más misteriosos y ligados a este: el sexo. La película está muy cuidada desde un punto de vista formal; Noé juega con la disposición de los planos, los fundidos, los destellos negros simulando el parpadeo del espectador, la voz en off y el 3D entre otros aspectos. Y pese a desprender cierta pretenciosidad en el discurso (uno de los personajes se llama Gaspar y otro Noé) el espectador no se siente en ningún momento incómodo sino totalmente cómplice con lo que se explica. Incluso las escenas sexuales están tan cuidadas que no importa que el protagonista se corra literalmente encima tuyo.

Love Gaspar Noe

En una conversación aparentemente banal sucede una de las reflexiones más lúcidas y clarividente del film. El amor es la mejor cosa que existe en la vida y el sexo es la segunda. Por esa razón no hay nada mejor en el mundo que el sexo con amor.

Carlos Murcia

A los 14 años descubrí mi pasión por el séptimo arte. Desde entonces nadie ha conseguido despegarme de la gran pantalla. Apasionado no solamente del cine sino también de las series de televisión, los mediometrajes, los cortometrajes, los documentales o cualquier tipo de representación audiovisual. Fiel devoto de Lars von Trier, admirador del cine japonés y de los grandes directores clásicos y de la modernidad. En definitiva, amante del cine como fuente de sabiduría con la que aprender y crecer como persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies