La vida de Pi, agridulce cuento envenenado

 

En la que probablemente sea una de las mejores películas de aventuras de todos los tiempos, El hombre que pudo reinar, un viejo le narraba a Rudyard Kipling su peripecia en la India como soldado del Imperio Británico. Similar técnica usa para contarnos la vida de Pi que al igual que aquella está narrada con la subjetividad que implica la primera persona.

El contexto hindú es otra más de las coincidencias con la de John Huston aunque en este caso el enfoque no es para nada el de un colonialista. Afortunadamente nos encontramos en las antípodas de la turística Slumdog Millionaire y Lee se empapa de la mística y la idiosincracia hindú. Increíble lo de este taiwanes que parece conocer tan profundamente el alma humana que le da lo mismo situar sus películas en el Oeste americano, en su Taiwan natal o en un mundo de tebeo.

La vida de Pi es una película principalmente espiritual, lo que sea que esto signifique. Pi, su protagonista, es un joven obsesionado con las religiones hasta el punto de hacerse budista, cristiano y musulmán. En realidad esto no es más que la típica búsqueda de respuestas que emprenden la mayoría de seres humanos llevado al límite. Y al límite tendrá que llegar Pi cuando se convierta en un naufrago acompañado de una cebra, una hiena, un mono y un tigre.

life-of-pi

Es en la parte del naufragio de Pi donde Lee demuestra todo el potencial de la historia tanto visual como narrativamente. La vida de Pi es una película de una belleza exhuberante y abrumadora. Y aquí el es donde se revela en todo su esplendor. Lee aprovecha todos los recursos posibles sin miedo ni pudor: ya sea lanzándonos a la cara a Richard Parker, el tigre, y deslumbrándonos con la inmensidad del paisaje oceánico.

En este párrafo habrá unas leves palabras espoileadoras. Pero es en su tramo final donde se encuentra la verdadera miga de la cinta. En todo momento la historia está contada desde el escrupuloso punto de vista de Pi y es en su giro al llegar al hospital donde se rompe el buenrrollismo y la cruda realidad nos pega un zarpazo bien fuerte. Es en este bajón final donde el mensaje de superación que parecían querer darnos se cae como un castillo de naipes y La vida de Pi se revela como una reflexión sobre la crueldad de los recuerdos, cómo hacer frente a ellos y el poder de la imaginación.

 

La vida de Pi es de estas películas que no dejan de ser un caramelo envenenado. Un sabroso sabor agridulce que gustará a todos los públicos aunque no sea un cuento con final feliz.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

No hay respuestas

  1. davis dice:

    Yo fui a verla con total predisposición, 3D incluido, pero la película no terminó de caerme bien…

  2. Teresa de Jesús González Herradas dice:

    Ni siquiera “los fuegos artificiales” del 3D logran tapar lo artificioso y manido de la historia. La explicación final es el broche por si no nos habíamos enterado de lo “trascendente” del argumento.
    Aburrida y “bonita”.

  3. Rafael Márquez dice:

    Una historia maravillosa cuyo final lo escoges tú, entre tener fé o ver la triste realidad.
    Por otro lado, los efectos son maravillosos.
    Muy recomendada.

  4. podi dice:

    Muy buena, me hace pensar en el mundo que todos nos construimos a nuestro alrededor y que en el fondo, mientras no presente implicaciones hacia los demás, nos viene a decir que miremos las cosas como mejor nos convenga si las diferentes miradas acaban dando el mismo resultado…

    podi-.

  5. Laura Ramos dice:

    La aventura y la fantasia dan color a la profundidad del mensaje de la pelicula: la espiritualidad y la fe en Dios no deben estar limitadas por la forma en que crees en El (las religiones). Los temas son tan variados como importantes: la fe en Dios en contraposicion con las religiones, la lucha del ser humano contra si mismo (Pi y el tigre), la racionalidad vs. la espiritualidad.

  6. Oliver dice:

    Yo creo que ‘La vida de Pi’ puede verse como una fábula en clave filosófica, muy poética, en la que un chaval de nombre curioso emprende la aventura de su vida, una odisea que le hace superar los límites y, en definitiva, conocerse más a sí mismo. Un relato lleno de preguntas que, a veces, no precisan respuesta.

  7. JUAN PEREZ dice:

    QUE PELICULA TAN ABURRIDA…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies