La Gran Familia Española, to er mundo e güeno

 

Daniel Sánchez Arévalo tiene una extraña capacidad para hacer un cine que podríamos llamar anestesiante: ni muy dramático, ni muy cómico y siempre dejando ese buen y peligroso sabor de boca de que to er mundo e güeno. Es obviamente una visión del mundo que por no compartirla tampoco debe no ser criticada.

La Gran Familia Española apela a los buenos sentimientos de esperanza, amor a la familia (por muy atípica que termine siendo), perdón y comprensión a los errores del prójimo. Esta familia que ve tambalear y cuestionar su sentido en el marco de una boda y un partido de fútbol aprenderá unos valores y todos se irán (nos iremos) a casa con una lección moral aprendida y una sonrisa en los labios. Como veis todo muy en plan unicornios vomitando arco iris. Por supuesto, ahora vendrá alguien a decirme que soy un amargado (o si no ya me lo digo yo) y que el cine tiene que ser bonito y eso…

La Gran Familia Española no quiere herir sensibilidades y quiere, ante todo, gustar y en ese sentido funciona a la perfección. Los diálogos están medidos a más no poder, saltando entre la brillantez y la falta de naturalidad; todos los personajes tienen su debido recorrido dramático para que acaben aprendiendo la lección; y en lo visual Sánchez Arévalo parece jugar a ser el Wes Anderson español. El caso es que La Gran Familia Española funciona a ráfagas con momentos realmente excepcionales (la preparación de la coartada de De la Torre, la confesión en grupo) frente a otros de vergüenza ajena (la coreografía inicial sobre todo). Aquí es donde La Gran Familia Española se muestra irregular ya que parece no encontrar un tono adecuado, llegando a parecer una de estas series españolas que quieren contentar a todos los públicos, desde el adolescente al abuelo.

La gran familia española

Al inicio mencionaba To er mundo e güeno y no era de manera gratuita. Para el que no recuerde, este es el título de la primera de una serie de películas que desarrolló Manuel Summers en los 80 y que consistían en unas cámaras ocultas que conjugaban un alto componente surrealista para enseñarnos que el ser humano es inocente y bueno por naturaleza. Y en cierto modo es lo que pretende contarnos Sánchez Arévalo: que por muchos errores que cometamos siempre vamos a saber rectificar a tiempo. Lo que me pasa es que me cuesta comulgar con el mundo de piruleta que me quieren vender y, en el fondo, es lo que menos necesitamos ahora mismo como sociedad: sonreír, mirar para otro lado y pensar que ganando un partido de fútbol y dándonos un abrazo todo se soluciona.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies