Festival de Málaga: DOS MUJERES Y UNA VACA, los domingos huelen distinto

 

Este subtítulo proviene de una de las mejores frases que pueden oírse en Dos mujeres y una vaca, la ópera prima de Efraín Bahamón, el realizador colombiano que consiguió en 2011 una ayuda del Festival de Málaga para llevar a cabo esta película, la cual se presenta en 2016 cerrando así el círculo con maestría.

Dos mujeres y una vaca es una road movie que da voz a las verdaderas víctimas de los enfrentamientos bélicos de , a aquellos que viven en una ignorancia impuesta por un sistema que no se acuerda de ellos. Sin entrar en detalles de lo que ocurre en ese país, ya que sería un suicido por mi parte, puede apreciarse la cara menos comercial de este lugar.

Dos mujeres y una vaca

Estamos ante un relato preciosista y pausado, que demuestra la importancia que tiene saber leer – tanto de una manera intelectual como emocional – animando al espectador a perdonar, asumiendo todos los secretos que tenemos, para así establecer un diálogo para la paz.

Especial mención al sonido de la película, ya que nos rodea una y otra vez durante todo el metraje, logrando una banda sonora perfecta a una huída (o llegada) campestre, siendo toda una lección para aquellos temerosos de los rodajes en exterior.

Ha sido una manera muy fuerte de empezar la sección , en todos los sentidos, ya que pese a lo interesante que es su propuesta, puede ser demasiado abrumadora y densa para las personas que carezcan de sentimientos.

Chema AR

Hago videitos en Filasexta y a veces escribo sobre #cosas que se leen en #sitios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies