Festival de Málaga, Día 6: El aburrimiento

Tras el mejor día del festival ayer pudimos presenciar la peor jornada con cuatro películas de las que nos cuesta rescatar algo bueno.

20120427-112706 a.m..jpg

El día empezó con Buscando a Eimish protagonizada por Oscar Jaenada y Manuela Vellés. Lucas irá a Italia y Alemania en busca de Eimish que le ha dejado porque él no quiere tener hijos. Por el camino se encuentra a varios personajes y ya está. La directora debutante no logra traspasar la anécdota y termina confundiendo languidez con aburrimiento.

20120427-112710 a.m..jpg

La segunda película dentro de la sección oficial fue El sexo de los ángeles que cuenta la historia de un trío amoroso entre jovencitos barceloneses. Todo muy cool, muy moderno y, supuestamente, muy transgresor. También muy previsible y tedioso.

20120427-112653 a.m..jpg

En Zonazine, esa amalgama de cosas experimentales y/o amateurs, proyectaron 12+1 una comedia metafísica de Chiqui Carabante. Jesús y los doce apóstoles vagan por el desierto mientras reflexionan sobre el sentido de sus peripecias. Un idea curiosa da lugar una película inane que sólo provoca un par de sonrisas, algo letal si lo que se pretende hacer una comedia.

20120427-112701 a.m..jpg

Por último, la cuota de amateurismo, al menos en apariencia, vino de parte de Esperando septiembre, otra comedia con escasa gracia. Una chica se encuentra con 20 millones de pesetas y sus amigos la intentan ayudar a ver que hace con el dinero. Lo que podría haber sido algo mínimamente relevante como retrato de la crisis y los tiempos que vivimos se torna pesado, carente de ritmo y con personajes poco interesantes.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies