Fancine 2015: COOTIES, CRUEL, OFFICE

 

Tres películas de tres continentes y con una sola letra en el título: desde una historia de niños zombies con piojos, un thriller francés sobre un asesino en serie y una producción coreana ambientada en una oficina.

Cooties

Con la producción de Elijah Wood, que también interpreta al protagonista, y la presencia de los televisivos Rainn Wilson, Alison Pitt y , Cooties propone lo que podríamos considerar una buena mezcla entre Shaun of the Dead y The Faculty: los prepúberes de un colegio comienzan a transformarse en zombies mientras los profesores deben mantenerse a salvo.

Poca novedad en el desarrollo de la historia que se compensa con un ritmo imparable y la innegable vis cómica de sus intérpretes. De hecho, todos ellos parecen estar interpretando una versión exagerada de los personajes que les hicieron famosos, con coñas al pasado de Wood incluidas. Casqueria bien llevada y poco pudor en el tema de que los niños sean los malos hacen de Cooties un entretenimiento más que disfrutable por los aficionados a la comedia gore.

Cruel

Cruel

Como si de una versión contenida de Harry, retrato de un asesino o Las horas del día se tratase, la francesa Cruel propone el acercamiento a un asesino en serie que se dedica a encerrar a sus víctimas en un sótano donde tienen las horas contadas. Todo ello con calculada distancia, huyendo de la escabrosidad de las películas mencionadas.

Aun así, la película de Eric Cherrière no consigue desmarcarse ni conseguir un tono propio que la haga destacar, con lo que acaba desesperando por aburrimiento más que por lo que está narrando. Todo ello a pesar de la encomiable interpretación de Jean-Jacques Lelté que poco puede hacer para sacar a flote la impersonal realización del debutante Cherrière.

Office

O Piseu (Office)

La cuota asiática que todo festival de cine debe tener cada día vino de la mano de la película coreana Office de Won-Chan Hong: un empleado de una oficina cualquiera asesina a toda su familia y desaparece mientras sus compañeros de trabajo comienzan a sospechar que no está demasiado lejos.

Una de las cosas que hacen más interesante a Office es el entorno que crea donde una oficina se convierte en un lugar de terror del que es difícil escapar, así como proponer una sutil crítica a la competencia desalmada entre compañeros. Una pena que Won-Chan Hong estire la cosa hasta los 110 minutos que no hacen más que redundar en situaciones y romper el ritmo de una investigación que debía haber sido claustrofóbica y acaba siendo tediosa. Por no decir que la supuesta sorpresa que encierra en su final es medianamente previsible.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era "una del espacio". Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies