Mucho ruido y pocas nueces, divertimento poco inspirado

 

Cuenta la leyenda que tras finalizar el rodaje de Los Vengadores a no se le ocurrió otra cosa que irse a su casa un par de semanas a descansar y rodar esta adaptación de la famosa obra de . Durante doce días Whedon y muchos de sus actores habituales rodaron en la casa del director esta sin cambiar lo más mínimo la letra de la obra del autor inglés. Creo que es algo que hay que tener en cuenta a la hora de valorar la película porque estamos en uno de esos casos de película sin pretensiones, aunque me pregunto, ¿hay alguna película sin pretensiones?

La falta de pretensiones afecta notablemente a la calidad final de Mucho ruido y pocas nueces porque Whedon no se complica lo más mínimo a la hora de dar algo de actualidad al tema, más allá del anacronismo consistente en que los personajes son del siglo XXI. Esta excesiva confianza en el texto provoca que la película se vea con agrado pero para el que conozca la obra no encontrará demasiados asideros que lo saquen de la pereza.

Mucho ruido y pocas nueces

En el fondo esto es como ver a unos amigos pasándoselo pipa jugando a la Play y tú mirando lo bien que se lo pasan sin que te dejen participar. Hay que reconocer que los actores están todos espléndidos y que los diálogos shakesperianos mantienen un halo de frescura que hacen que la función sea todo lo divertida que puede ser, pero yo me sigo quedando con la versión de Kenneth Brannagh.

Mucho ruido y pocas nueces atraerá a los fans de Whedon a los cines y poco más. Que no es que le recrimine al director de Los nada en absoluto, pero hubiese agradecido que se hubiese trabajado algo más el tema.

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies