La verdad duele, el hombre que susurraba a los muertos

 

Hace ya algún tiempo que no teníamos noticias del señor . Este año nos visitará por partida doble con esta La verdad duele y más tarde con un Escuadrón suicida muy especial. Siendo sincero en verano no me espero gran cosa de su actuación en la que parece será una de las películas triunfadoras en cuanto a dinero recaudado. Ese espectacular tráiler con el que nos han obsequiado los de la con la música de Queen aun me pone los pelos de punta pero son otros integrantes de ese grupito de villanos los que parece van a llevar la voz cantante. El bueno de Will, Deadshoot de DC Comics, tendrá que conformarse con un papel secundario.

la verdad duele

Ahora no, en esta historia basada en hechos reales, abandona esos papeles de héroe de y se concentra en interpretar a un hombre corriente que sin saberlo se convertirá en alguien muy importante en la vida de muchas personas vinculadas al .

El doctor de origen africano Bennet Omalu, se encarga en su condición de neuropatólogo forense de practicar autopsias como residente en un hospital de Pittsburgh. Cada día habla con los cuerpos muertos que llegan hasta allí buscando la posible causa de su fallecimiento en una especie de ritual un tanto peculiar y raro para todos los que están presentes. Un buen día llega a sus manos el cadáver de uno de los deportistas más importantes de la ciudad, el jugador Mike Webster, retirado ya del equipo de americano. Tras descubrir una serie de anomalías en su cerebro llega a la conclusión de que este hombre murió a causa de una enfermedad nueva y desconocida causada al parecer por los golpes producidos en su larga carrera deportiva. Será entonces cuando decida gritar al mundo los riesgos que corren ciertos jugadores en ese deporte y las secuelas que ciertas lesiones pueden dejarles en el futuro una vez se jubilen.

la verdad duele

Como ya se adivinará la NFL no está dispuesta a dejar que esta nueva enfermedad haga cundir el pánico entre la población. Las madres no dejarían que sus hijos practicaran un deporte peligroso y además sería una malísima publicidad para la misma. Por este motivo deciden silenciarlo y tratan de tapar una verdad que duele. El doctor Omalu no estará solo, a su lado tiene al doctor Julian Bailes, un recuperado Alec Baldwin, a su propio jefe y a una mujer africana como él con la que ha empezado una relación amorosa y que se convierte en un gran apoyo en su lucha contra el coloso americano. Esta lucha de David contra Goliat tiene unas batallas muy duras, en forma de entrevistas privadas y conferencias de prensa y un vencedor final nada claro. Los dos serán grandes perdedores. El buen médico estará rodeado de graves y fatales accidentes y la NFL siempre tendrá un lunar negro en su historia por haber ocultado a la prensa todo lo que sabía a cerca de esta enfermedad que tantas muertes causó en el pasado y todavía causará en el futuro.

La verdad duele no es una historia sobre el deporte, es una historia dramática sobre las personas, la buena voluntad de algunos y su deseo de intentar hacer de este mundo algo mucho mejor. Will Smith con este trabajo ejerce de embajador de la buena medicina, de aquella que antepone la salud a los intereses económicos, todo un ejemplo para una sociedad capitalista y mercantilista en ocasiones demasiado preocupada por el dinero y poco por los seres humanos.

la verdad duele

Como se dice en La verdad duele, en primero está Dios y luego el futbol. Espero que alguna vez ese segundo puesto le sea arrebatado por cosas más importantes y vitales para nosotros. Peter Landesman intenta hacernos llegar ese mensaje.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies