JOBS, el biopic inmerecido

 

Una vez asistí a un seminario con el guionista Scott Alexander coautor de los libretos de Ed Wood y El escándalo de Larry Flint, dos grandes biopics. En esos momentos se encontraba trabajando en el guión de un biopic sobre los Hermanos Marx que nunca llegó a realizarse. Alexander comentó que lo más difícil era que ni Wood ni Flint eran personajes que moralmente mereciesen una biografía, mientras que los Marx eran tan grandes que su esencia era casi inabarcable. Esta historia de abuelo cebolleta encaja a la perfección con lo que acaba siendo JOBS, una película tan correcta como prescindible.

En JOBS nos encontramos la historia del Santo Job desde su época en la universidad, a la que no asiste, hasta que empieza a trabajar con Sir Jonathan Ive en el diseño del iMac. Por el camino, asistiremos a cómo Jobs se comporta como un capullo porque tiene una visión que de antemano sabemos que terminará triunfando. He aquí el primer problema de JOBS: al centrarse en los hechos nada más no hay emoción en los logros que consigue con su tesón. No es JOBS una película centrada en desarrollar el aspecto personal o psicológico del personaje y sólo consigue que el tipo nos parezca una especie de demente con una grave carencia en las relaciones sociales y afectivas.

A diferencia de La red social donde un tipo tan antipático como Mark Zuckerberg soportaba brillantemente la película, en JOBS Ashton Kutcher no pasa más allá de ser una estupenda percha a un personaje que lo mismo está dando discursos motivacionales que mandando al carajo al primero que pilla. Estoy seguro de que los autores de la película con esto han querido reflejar que Steve Jobs era una persona difícil, que probablemente lo era, pero lo que consiguen es que parezca un esquizofrénico insoportable.

crítica jobs

Si a esto añadimos la confusión narrativa a la hora de abordar el tema tecnológico nos cuesta mucho ver los méritos del Steve Jobs real en JOBS. Para el que no conozca un poco la historia de Apple o sea un nerd de la informática nunca se llega a entender cuál es el verdadero mérito de construir un ordenador con un teclado más allá de la confianza de Steve en el producto. Por no hablar del escaso recorrido dramático que aporta la película en aspectos personales como el hecho de que fuese un hijo adoptivo o su relación con sus hijos.

JOBS no es en definitiva la película que un personaje de la magnitud de Steve Jobs merece: sólo parece hecha para los que ya conocen su historia y quieren ver reflejados ciertos acontecimientos que, supuestamente, son el summun de la superación personal y la lucha por las ideas propias. Vamos, que la TV Movie aquella de Piratas en Silicon Valley era mucho más entretenida e incluso didáctica a la hora de presentarnos la vida de Steve Jobs.

 

 

Paco Casado

Con cuatro años insistí a mis padres en que tenían que llevarme a ver Superman II a pesar de estar yo con 40 de fiebre. Mi padre me quiso meter a ver Conan, el bárbaro con cinco años y el portero del cine, sensatamente, no le dejó. Otro día me llevó a ver Octopussy y Licencia para matar y me fascinó James Bond. Sin contar con el día en el que con nueve años nos sentamos a ver 2001 porque pensábamos que era “una del espacio”. Con catorce años hacía pellas en el instituto para irme por la tarde al cine. Y así podría seguir con mi educación emocional y contaros cómo el cine está asociado a mi vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies