X-Men Días del Futuro Pasado: borrón y cuenta nueva

Bryan Singer siempre ha sido un intenso. Uno de estos tipos que hacen cine con el ceño fruncido y apretando muy fuerte los ojos porque lo que cuenta es muy importante. Afortunadamente, también es un señor que sabe que está haciendo películas de que tienen que ser divertidas, a su modo. Y mejor que se quede así porque cuando ha intentado hacer otra cosa hemos sufrido mucho.

X-Men: Días del futuro pasado recupera una de las series más aclamadas de La Patrulla X allá por lo años 80, aquella en la que Kitty viaja al pasado para impedir un hecho que cambiará la historia de la humanidad y producirá el exterminio de los mutantes. Aquí, por exigencias del guión y de la comercialidad del asunto, es el que viaja a los años 70 para impedir la tragedia y encontrarse con un maltrecho Profesor X interpretado por James McCavoy.

La intención de Singer con X-Men: Días del futuro pasado está clara una vez vista la película: arreglar un poco el desaguisado producido por las dos mediocres películas de Lobezno e incluir dentro del canon a la notable X-Men: Primera generación. De hecho esta película funciona más como continuación de la cinta de Mathew Vaughn que como anexo al resto de la filmografía de los mutantes. Así, encontramos múltiples referencias y guiños a todo lo sucedido anteriormente en la saga, del mismo modo que encontramos muchas preguntas sin respuesta (sobre todo a raíz de acontecimientos sucedidos en La decisión final y Inmortal). Pero que no se asusten los no iniciados, esto no es un Trivial Pursuit Mutant Edition. Singer mantiene un tono similar a las primeras películas de X-Men donde la seriedad no era incompatible con el entretenimiento.

X-Men: Días del futuro pasado

Destacar a alguien dentro de un reparto con los nombres de Jackman, Fassbender, McCavoy, Lawrence y Dinklage es difícil ya que todos tienen el suficiente carisma como para que resulten efectivos hasta recitando las Páginas Amarillas. Si me tuviese que quedar con alguien lo haría con el duo que forman y a la hora de afrontar sus respectivos conflictos. Sin duda el que sale peor parado es Peter Dinklage ya que su personaje es demasiado unidimensional, es decir, un malo muy malo.

Sin llegar a los niveles de excelencia de X-Men: Primera generación, la película de Bryan Singer sienta las bases para que podamos disfrutar de una multitud de nuevas lineas narrativas que borran de un plumazo todo lo acontecido en las anteriores películas. Un borrón y cuenta nueva que veremos como evoluciona en X-Men: Apocalypse, ya prevista para 2016.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

De chica en chica, la nueva y moderna gran familia española

El concepto de familia es España está cambiando, el modelo de la misma también. De chica en chica no solo nos cuenta los amores y desamores de una joven que…
Ver entrada

Una historia de violencia, una pequeña gran historia

En 2005 David Cronenbrerg venía de rodar Crash (1997), eXistenZ (1999) y Spider (2002), tres pesadillas que no eran más que continuaciones y ampliaciones de todas las constantes de su filmografía. Pero con…
Ver entrada

Géminis, Will Smith al cuadrado

Si echáis de menos ese cine de acción noventero a lo John Woo con poca profundidad, escenas atiborradas de golpes y castañazos de todos los colores y secuencias de acción…
Ver entrada