Wrong Cops, incomodidad ante todo

Desde este blog hemos seguido con interés las películas de Quentin Dupieux: nuestras críticas de Rubber y Wrong coincidían en destacar el humor no sense y que el cine Dupieux no es para todos los públicos. Ahora se estrena en España su cuarto largometraje Wrong cops, inspirado en un cortometraje del mismo título rodado en 2012.

Tiene Dupieux la obsesión en crear un universo cinematográfico, un poco en la línea de Tarantino, de forma que todos sus personajes viven en el mismo mundo ficticio. Por tanto lo primero que puedo decir es que aunque no es necesario, es deseable haber disfrutado de las anteriores películas del director francés para poder gozar de los múltiples guiños a los otros mundos de Dupieux. Igualmente es estrictamente necesario conectar con el radical uso del humor: si a los cinco minutos estás echando espumas por la boca deja de ver Wrong cops. Por ejemplo. ¿te gustó Gente en sitios? Pues te podrá gustar esta. Así de fácil es esto de escribir crítica de cine. 

 

wrong cops

Pasar a decir que el protagonista de Wrong cops es un policía que trafica con marihuana y la reparte en ratas cerradas con cinta americana es en realidad decir poco ante un catálogo de personajes que rozan la psicopatía más absoluta. No hay un solo ser normal en el universo de Dupiex, eso ya lo sabíamos, pero aquí ya entramos en una serie de terrenos de incorrección e incomodidad que van desde acosos sexuales a desafortunados discursos teológicos. Todo esto sin mala intención, sólo con el único objetivo de agotar tu paciencia, detectar tu límite y, si lo superas, salir victorioso no se sabe bien de qué batalla.

Como bien decía Alexliam sobre Rubber, esto va de experimentar contigo espectador. ¿Es Wrong cops una mala comedia? Puede ser. Su ritmo y tono es el de esa canción que muestra el agente Rough (y que os dejo ahí abajo): absurda, sin sentido y cutre pero con una personalidad característica y rara de ver, como de otro tiempo. Y eso es raro de ver hoy día.