Walking on Sunshine, música y poco más

El principal y único objetivo de Walking on Sunshine es introducir canciones míticas de los 80/90 sin tener en cuenta ningún criterio cinematográfico. Se trata de una obra con un argumento peor que el de los telefilms para adolescentes de domingo por la tarde, pero al menos está adornado con emblemática. Pero ni si quiera las canciones que aparecen concuerdan con la trama y están añadidas de manera forzosa.

Taylor llega a una ciudad italiana en la que está su hermana Maddie desconectando tras dejar definitivamente a su novio. En los dos días que Maddie descansa en la ciudad, ya ha conseguido prometido para casarse con él. A Taylor le sorprende la noticia pero no le importa, en el fondo vuelve a la idílica ciudad italiana para reencontrarse con un antiguo romance. Por casualidades fatales de la vida, el antiguo de Taylor y el prometido de Maddie son la misma persona. A partir de esta tensión fofa, previsible y en muchos momentos estúpida, se construye Walking on Sunshine.

Walking on sunshine

El argumento del film tampoco está demasiado bien compensado por la representación de las canciones por parte de los actores. Los personajes cada x tiempo empiezan a cantar por arte de magia una canción y todo el mundo de su alrededor les acompaña con coreografías robóticas en escenarios de cartón piedra.

Aun así hay un único aspecto que puede impedir al espectador no abandonar la sala: la música. La selección de canciones genera interés por dos razones: en primer lugar resulta curiosa la forma con la que se introducen las canciones en la trama como si fueran pegotes; en segundo lugar porque las canciones son míticas y representativas de una época. Entre la selección de canciones destacan: Venus de Bananarama, Girls just wanna have fun de Cyndi Lauper, The wild boys de Duran Duran, Wake me up before you go-go de Wham!

Walking on sunshine

Los personajes secundarios solo ejercen de amigos de las dos protagonistas, están totalmente estereotipados y no tienen ningún tipo de profundidad psicológica (al igual que las protagonistas). Entre estos personajes destaca el interpretado por Leona Lewis, que pese a ser el rostro más conocido sus intervenciones son mínimas. Las situaciones que se suponen que son humorísticas solo son vistas como simpáticas por el espectador. Aun así, el tono dramático/cómico se mantiene de forma regular durante toda la obra. Pero ni en los momentos más dramáticos el espectador empatiza con los personajes, ni en los humorísticos acaba riéndose. Pero Walking on Sunshine tampoco supone una gran pérdida de tiempo, el espectador puede divertirse de las desgracias patéticas y sin sentido de los protagonistas a la vez que escucha buena música.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Filmadrid Foco Lav Diaz: From what is before / Century of Birthing

Nunca me parece haber oído a nadie quejarse de que, por poner un ejemplo, la Capilla Sixtina de Miguel Angel es demasiado grande. Por irnos a un caso más cercano,…
Ver entrada

Cold War, paz caliente

Dedicado al documental, el polaco afincado en el Reino Unido Pawel Pawlikowski consigue con su sexto largomentraje de ficción, a sus 61 años recién cumplidos, el premio al mejor director…
Ver entrada

Kingsman: Servicio Secreto, el hermano pequeño de James Bond

Matthew Vaughn continua con el carnaval ya finalizado para el resto de los mortales y se disfraza como el más innovador bartender del mundo al presentarnos un combinado que hará las delicias de los adolescentes y entretendrá al público más adulto. Mezcla en una coctelera una pizca de James Bond, las claras referencias a sus películas son constantes en todo el metraje, dos partes de El Superagente Cody Banks y un chorrito de la acción de Spy Kids de Robert Rodriguez y obtendremos Kingsman: Servivio Secreto.
Ver entrada