Upstream Color, sentir el cine

¿Como se narra una película? ¿Es necesario empezar por el principio y terminar por el final? ¿Queremos que los personajes verbalicen todo lo que hacen o dejamos que sus acciones, miradas y acciones nos guíen? ¿Intentamos darlo todo mascado en términos de historia de forma que el espectador no se tenga que esforzar o no nos preocupamos de ese tema y el que no se entere que se fastidie? Tengo claro que ninguna de las respuestas a estas preguntas es correcta a pesar de que el discurso impuesto es el de la verbalización, la claridad y la linealidad. Esto no es en sí malo, pero no debe alejarnos de una propuesta tan radical como Upstream .

Tras debutar con el laberíntico de viajes en el tiempo Primer, ha tardado nueve años en levantar su segundo largometraje que, de nuevo, no está dejando a nadie desapercibido. Intentar plasmar qué historia pretende contarnos Upstream sería un ejercicio de insolencia que daría lugar a mil discusiones, más que nada porque cada uno intentaría entender una cosa diferente y algunos, la mayoría, no entendería nada. Y ahí está el problema, en intentar entender algo que no está hecho para ser entendido.

upstream color

Películas como Upstream color no hay que entenderlas, hay que sentirlas. Del mismo modo, no se puede analizar con las clásicas estructuras de planteamiento, nudo y desenlace. La película de es hacernos partícipes del desasosiego, vacío y sentimiento de pérdida de los personajes sin que tengamos necesidad de saber nada más de ellos. Así, se nos propone un continuo audiovisual de impecable tratamiento en todos sus apartados: una subyugante fotografía acompaña a una hipnótica pista sonora en la que se confunden ruidos, y diálogos sin que ninguno de ellos tenga preponderancia pero teniendo cada uno de ellos su momento de protagonismo.

Conceptos como aburrimiento, coñazo, basura y pedantería se os vendrán a la cabeza viendo esta película, lo sé. Pero, a ver, ¿vosotros tenéis que estar todo el día entretenidos? Que lo mismo sois de los que va a un museo y lo ve todo corriendo como si tuvieseis diarrea. Upstream color tal vez debería estar en un museo, pero eso no impide que la podáis ver en vuestra casa y disfrutarla. Pero, sobre todo, dejarnos llevar por los sentidos y dejar el cerebro a un lado.

0 comments
  1. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Bcn Film Fest 2020: “El glorioso caos de la vida” de Shannon Murphy

El glorioso caos de la vida, la opera prima de Shannon Murphy, era una de las cintas más esperadas del BCN festival. La directora debuta en el cine, tras un…
Ver entrada

Nocturna Madrid 2018: NO PROFANAR EL SUEÑO DE LOS MUERTOS de Jordi Grau

No todos los muertos vivientes son en blanco y negro como los de George A. Romero de 1968. Seis años después Jordi Grau dirige No profanar el sueño de los…
Ver entrada

Perros de presa, el hombre es un lobo para el hombre

Los retratos de niños y adolescentes durante el auge del nazismo y la II Guerra Mundial son casi un género en sí mismo. Dentro de él nos encontramos largometrajes tan…
Ver entrada