Una familia de Tokio, ternura, lágrimas y congoja

Una familia de Tokio fue la película ganadora de la Espiga de Oro en la última edición de la Seminici de Valladolid. Si en Amour veíamos la vejez de una manera intimista y cruda, aquí se nos cuenta la historia de Shukichi Hirayama y de su esposa Tomiko, dos ancianos que viajan de su isla a Tokio, donde viven sus tres hijos.

Las relaciones familiares en la Japón contemporánea poco tienen que ver con las de la sociedad occidental, así que quizá uno de los puntos más interesantes de Una familia de Tokio para nosotros es ver las diferencias entre las dos sociedades y comprobar por ejemplo cómo la ausencia de besos, abrazos o caricias no va necesariamente ligada a una falta de cariño o amor. La película de Yôji Yamada viene a ser un homenaje y revisión contemporánea de la clásica Cuentos de Tokio (1953) de Yasujiro Ozu.

En la visita de la pareja de ancianos conoceremos gran parte del Tokio actual, pero sobre veremos el funcionamiento de tres tipos de familias muy diferentes: por un lado el hijo mayor es un médico implicado con su trabajo y dos hijos pequeños; la mediana tiene una peluquería y un marido histriónico; mientras que el pequeño de la familia es un bala perdida, con un trabajo liberal y que apenas llega a fin de mes.

Una familia de Tokio

El orgullo por los hijos, la importancia de una buena educación o conseguir un puesto respetado socialmente son algunos de los temas que se tratan en esta película, reflejada en esta época de crisis mundial. Decía la poeta Amalia Bautista que «Al cabo, son poquísimas las cosas / que de verdad importan en la vida: / poder querer a alguien, que nos quieran / y no morir después que nuestros hijos» y casi pareciera que esos versos fueran el sustrato de la historia de Yamada.

Una familia de Tokio funciona como homenaje pero también como película independiente para aquellos que no vieran la cinta de Ozu, está llena de momentos tiernos y graciosos pero también con otros de lágrima y congoja. La vida, al cabo, tiene ambas cosas a partes iguales.

2 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sevilla 2018: «Donbass» de Sergei Loznitsa

En 2014, facciones prorrusas se enfrentaron a independentistas ucranianos en la llamada Guerra de Donbass. Sergei Loznitsa, en su faceta de director de “ficciones” (en este festival se podrán ver…
Ver entrada

Americana Film Fest 2021: «La noche de los reyes» de Philippe Lacôte

La noche de los reyes es una película que entra en esa distinción de películas inclasificables. Por un lado nos acerca a una producción de Costa de Marfil, una cinematografía…
Ver entrada

Amor, la intimidad de la decadencia

¿Michael Haneke haciendo una película sobre señores mayores? ¿Encima le gusta a casi todo el mundo? ¿Y además lo nominan a un porrón de Oscars? ¿Qué está pasando aquí? ¿Nuestro…
Ver entrada