Sitges 2014: Tusk, ¿cómica o macabra?

Hace apenas dos años que Kevin Smith, director de grandes películas como Clerks o Persiguiendo a Amy, anunció su retirada del mundo del cine. Este año estrena Tusk y ya tiene tres proyectos en mente para 2015. Parece que a Smith no le ha sentado muy bien desvincularse del cine y después de ver Tusk hay que agradecer su regreso, ya que todo apunta a que este polémico director aún tiene muchas cosas con las que sorprendernos.

Tusk comienza siendo la típica película de Smith de guiones cómicos inteligentes y dinámicos. Sin saber demasiado bien cómo, la obra acaba adquiriendo un tono trágico, terrible y enfermizo; pero sin dejar de lado una comicidad muy sutil. Es como si el director diera un golpe sobre la mesa y dijera: “Sé hacer algo más que comedias”. Prefiero no comentar nada respecto al argumento de la obra, ya que es una de sus armas más potentes.

Tusk

Pero no esperen ver un película amable, es una película tremendamente dura y con imágenes muy terribles y espantosas. La capacidad con la que la película nos va sorprendiendo a medida que avanza es su punto más atractivo. El espectador se pondrá nervioso y sufrirá mucho, algo que no solía pasarnos cuando veíamos las películas de Smith. Algo ha cambiado mucho en este director, y personalmente estoy muy impaciente en ver con que nos deleitará en sus próximas películas.

0 comments
  1. Pingback: Cine en serio
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

En el sótano, la inabarcable libertad humana

Los sótanos siempre han sido fuente de misterios en el cine, la mayoría de ellos terroríficos: desde las legendarias Amityville en los 70 y Posesión infernal en los 80, a…
Ver entrada

Need for speed, entretenimiento con varios peros

 Titular una película comercial como un videojuego que carece en su mayor parte de cualidades narrativas es una trampa realmente sucia. Puedo entender las películas de Lara Croft, Resident Evil…
Ver entrada

Festival de San Sebastián, día 1: LA DOCTORA DE BREST, TONI ERDMANN y LA TORTUGA ROJA

Otro años más, las luces se apagan en el Kursaal. El público espera impaciente que, este año sí, las películas caigan más en el balance de lo bueno que de…
Ver entrada