Tres bodas de más, de Apatow a Hawks pasando por Farrelly

Festival de Cine Europeo

La anterior película de Javier Ruiz Caldera, Promoción Fantasma, supuso un inesperado soplo de aire fresco dentro del, muchas veces rancio, género de la española. Explotando salvajemente los clichés del cine de los años ochenta bajo el prisma de la nueva comedia americana, conseguía adentrarse en un terreno inexplorado para los cineastas patrios: el de la sesión palomitera para adolescentes, con innumerables referencias a la cultura pop, chabacanería, romanticismo y un evidente propósito de hacer reír.

En esta ocasión, Ruiz Caldera deja de lado el elemento para centrarse de lleno en la romántica. Ruth (Inma Cuesta) es una joven investigadora desafortunada en el amor que vivirá el peregrinaje por las bodas de sus ex como su particular camino de redención personal. Las claves son las mismas que marcaba su predecesora, personajes-clichés extremos, grotesca, irreverencia, brocha gorda, escatología, grandes hits musicales y un toque de romance.

Pero lo más importante de todo este improbable cocktail es que funciona. El mecanismo de gags y situaciones disparatadas se desliza con una naturalidad pasmosa, va de menos a más y finalmente te atrapa dentro de su engranaje nupcial. Los actores se mueven con naturalidad dentro de toda esta extravagancia. Inma Cuesta confirma que tiene un encanto y presencia que traspasa, Martín Rivas sorprende (!!!) como el becario de la mesa de al lado, Quim Gutierrez mucho más convincente que en Primos, y pisando fuerte dentro de un reparto muy coral que está más que correcto.

Tres bodas de más

Tres bodas de más podría encajar a la perfección (o casi) dentro de la factoría Apatow, tiene una pizca de lo mejor de los hermanos Farrelly y no oculta su homenaje a los clásicos (La fiera de mi niña). Y como el gran temazo del grupo Europe (momento musical clave en la película) avergüenza, emociona y hace sonreír por partes iguales.

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sitges 2019: «The Lighthouse», el faro de Prometeo

Pocas cosas pueden prepararte para la experiencia de ver El faro. No lo hace La bruja, el film anterior de Robert Eggers, ya que deja de lado un amplio universo…
Ver entrada

A propósito de Llewyn Davis, el tronco a la deriva

Realmente, poco o nada, sabemos de la música folk, de lo que significó para una sociedad y el cambio cultural que representó en algún momento de los años 60. Pero…
Ver entrada

Regreso a Montauk, menos hablar y más hacer

Regreso a Montauk, la última película de Volker Schlöndorff después de la notable Diplomacia, vuelve a girar alrededor de las palabras. Max Zorn es un afamado novelista que llega a…
Ver entrada