Treinta películas para un septiembre de espías

MISIÓN IMPOSIBLE: PROTOCOLO FANTASMA: Nadie daba un duro por “Protocolo fantasma” después de la caída de calidad (y popularidad) de las dos primeras secuelas de “Misión imposible”, pero Brad Bird supo hacer un trabajo magnífico, con unas escenas de acción que funcionaban como un reloj y un guión al que le importaba poco la sutileza, convirtiéndose en un cartoon… Por el propio bien del espectador.