El cartero de las noches blancas, no son los mismos tiempos

Cuando en 1990 muchos de nosotros acudimos al cine a ver la última de Stallone, Tango y Cash, poco sabíamos que estaba dirigida por un director ruso de larga y prestigiosa carrera en su país. Lo que recuerdo es que leyendo alguna crítica de la película (sí, con quince años hacía esas cosas) observé que alguno de los críticos echaban en cara a Andrei Konchalovsky que vendiera su talento al Hollywood más comercial. La experiencia americana de Konchalovsky no fue precisamente un camino de rosas: fue despedido de la película…

Leer más...