Asuntos propios Divagaciones Portada 

Treinta películas para un abril festivo

En el mes de abril comienza el buen tiempo y con él la época de celebraciones y fiestas. Por ello, este mes queremos dedicarlo a películas de fiesta: las que salen bien, las que salen mal, las desmadradas y las íntimas. Queremos celebrar las celebraciones en el cine. Spring Breakers bitches!   200 CIGARRILLOS: Yo quiero ir a esa fiesta de Nochevieja llena de casualidades (y digo ir, claro, no ser la anfitriona, pobrecita ella), donde Christina Ricci quiere perder la virginidad a toda costa. Un película muy entretenida donde…

Leer más...
Críticas 

Pensé que iba a haber fiesta, y yo pensé que iba a ser buena

No pasa nada porque una película tenga unos mimbres escuetos. Mil espléndidas películas basan su narración en cuatro anécdotas lo suficientemente bien desarrolladas para trascender a esas historias mínimas. Se me vienen a la cabeza largos recientes como Shame, Spring breakers o The bling ring que conseguían ir a lugares interesantes más allá de sus cuatro o cinco breves sucesos. Aquí es donde se sitúa Pensé que iba a haber fiesta, un intento de cine breve y sencillo que se queda en la mera enunciación de su frase promocional: ¿Qué harías si…

Leer más...
Críticas 

Spring breakers, fantaseando con lo prohibido

Resulta cuanto menos curiosa la carrera de Harmony Korine y lo, en principio, anómala que puede resultar esta Spring Breakers dentro de su filmografía. Korine saltó a la luz con sólo 19 años como guionista de Kids de Larry Clark, la odisea de una chica por las calles de Nueva York en busca del chico que le había contagiado el SIDA. Al par de años debutaría con Gummo a la que seguiría Julien Donkey-Boy, un retrato sobre un joven esquizofrénico y la primera película Dogma americana. Sus dos últimas películas…

Leer más...