Cautivos (The captive), efectivo thriller con poca garra

Hay que reconocer que más allá de sus grandes películas a finales de los 90 (Exótica, El dulce porvenir y El viaje de Felicia) el cine de Atom Egoyan cayó en una absoluta indiferencia durante la pasada década. Como si de un espejismo se tratase, el director armenio-canadiense no consiguió mantener el nivel que se puso a sí mismo y desde 1999 deambula sin rumbo. Aun así, Egoyan sigue manteniendo el beneplácito de los grandes festivales que le encumbraron. De hecho, Cautivos (The captive) participó en la pasada edición del Festival…

Leer más...