Mi amigo el gigante, la inocencia de los sueños

En estos cínicos tiempos que vivimos, donde la inocencia y la candidez cotizan claramente a la baja, una película como Mi amigo el gigante de Steven Spielberg es una evidente anomalía. De hecho, podríamos decir que el último cine del director estadounidense apela a una continua reivindicación y nostalgia por los tiempos pasados: Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio, War Horse, Lincoln y El puente de los espías son todas miradas a un tiempo en que todo estaba por hacer; películas con un toque naif e incluso anacrónico…

Leer más...