El Drogas, cuando se aprende a llorar por algo.

Con 15 años y en Bilbao, los únicos dioses que yo conocía eran las guitarras a todo trapo, las voces quebradas y las letras más o menos contestatarias que me hacían ver que alguien podía entender la angustia de unos años 90 muy diferentes –por suerte- a la década siguiente. Y entre Platero y tú, Extremoduro, Rosendo y otros grupos más o menos conocidos, siempre la voz de El Drogas, el cantante de Barricada que sabía expresar como nadie lo que era vivir en el norte en aquella época. Reconozco…

Leer más...