Rodin, un biopic sin alma

El interés de un biopic reside en dos pilares fundamentales: conocer detalles de la vida del personaje que desconocíamos hasta ese momento y ver a ese personaje en movimiento, haciéndonos creer que eso que vemos en pantalla es en realidad la vida de esa persona. Y en la historia del cine hemos tenido brillantes películas basadas en personajes reales como Uno de los nuestros, Una mente maravillosa, La red social, Atrápame si puedes, El discurso del rey, Amadeus o El hundimiento, por citar solo algunas. Y estas películas funcionan porque…

Leer más...