Asuntos propios Divagaciones Portada 

El día del espectador: “Power Rangers: la película”

Entrar en el cine con una película ya empezada es de las peores sensaciones que puede haber, solo comparable a perder el autobús e ir corriendo detrás de él a la siguiente parada, donde puede que te subas, pero en el ejercicio de intentar recuperar las pulsaciones te preguntes una y otra vez si todo ese esfuerzo merece la pena. Atravesar una sala oscura, sin intención de meter más patadas de las necesarias mientras intentas alcanzar tus asientos, pero también teniendo una concentración máxima para no perderte los minutos esenciales…

Leer más...