Ira (Wrath), ojo por ojo

Cuando uno tira una piedra a un lago, río o mar las ondas que se crean en la superficie del agua se expanden y crecen en tamaño a medida el tiempo avanza. El cortometrajista Jota Aronak consigue este mismo efecto con los sentimientos de aquellos que en presente están visionando su opera prima Ira. Nada hace prever al principio lo que luego va a darse intencionadamente. El director juega con nosotros poniendo a prueba nuestra propia moralidad, haciendo que nos cuestionemos la justicia que tenemos en nuestro país y provocando…

Leer más...