Perdida, el patriarcado y las matrioskas

Uno va a ver a David Fincher al cine como si del último día de los dinosaurios en la tierra se tratase, preparado y dispuesto a que te pegue el asteroide de lleno, sin darte tiempo a cuestionar el sentido de todo. He de reconocer que tras enfrentarme a la primera parte de Perdida y su tedioso doblaje, digno de película porno de los 80,  pensé “pues bueno, Fincher me ha fallado”. Es un Fincher menor. No siempre se puede creer en los Reyes Magos. Los héroes también fallan y…

Read More