Green Lantern, rutinario espectáculo

Lo más suave que se puede decir de Green Lantern es que no es una película aburrida. En los 100 minutos que dura no da tiempo a desesperarte demasiado aunque todo se vea con el piloto automático cerebral puesto y sin provocar ningún estímulo considerable. Para algunos esto será suficiente, para otros será decepcionante, sobre todo teniendo en cuenta las posibilidades de la historia.

Read More