Festival de Málaga 2019: “Los días que vendrán”, realidad filtrada

Lo que más me cautivó de Verano 1993 fue poder verme a mi mismo en esa película, peleando con mi hermano una y otra vez. No es de extrañar que al final sintiese que me habían dado una patada en el corazón. Carla Simón abrió una ventana a la intimidad de una familia unida por finas cuerdas, una familia en la que Frida no termina de sentirse a gusto. Quién no haya sentido admiración por su hermano mayor o aversión por el menor, quizás no termine de asimilar Verano 1993,…

Leer más...