Detective Pikachu, no te elijo a ti

Recuerdo perfectamente la primera vez que me acerqué a un juego de Pokémon: fue el ‘Pokémon Rojo’ para Game Boy, en una edición de dudosa procedencia con los textos en inglés. No me importó mucho: para mi yo de 15 años fue una auténtica obsesión: día y noche soñaba con evolucionar a mi Magikarp, coronarme campeón de la Liga Pokémon y hacer que mi Venusaur pasara a la historia. Y no solo era el videojuego, al que pronto se añadió el excelso ‘Pokémon plata’: el anime, los tazos, la música……

Leer más...