Baby, no sin mi hija

Decía Juanma Bajo Ulloa en el festival de San Sebastián que no ha vuelto porque nunca se ha ido. Es cuestionable. El director encadenó tres películas estupendas en los 90 (Alas de mariposa, La madre muerta y Airbag) que culminaron en su gran obra maestra olvidada, Frágil, pero desde aquella hasta la deficiente Rey gitano pasó una década. Y si Rey gitano intentaba volver a la locura noventera sin éxito ni garra, lo que intenta su nueva Baby es volver al cuento de hadas de Frágil… Con resultado irregular. En…

Leer más...