Festival de Málaga 2018: SIN FIN, la fuerza del destino

Algunos creerán que ir a un festival de cine es como irse de viaje, que vas para disfrutar y ver películas gratis. Pues mira, tampoco es eso. Es una magnífica experiencia, siempre positiva, pero ver hasta 4 películas diarias con sólo unas cuantas horas al día para escribir sin que las críticas se acumulen y que las películas se mezclen en tu cabeza denotan que hay un trabajo exigente detrás del aparente placer. Al final, tras seis películas de dudosa calidad, más o menos densas o pretenciosas, la comedia más…

Leer más...