La gran seducción, remake convertido en copia

Cuando uno acaba de ver La gran seducción de Don Mckellar tiene la sensación de haber visto una buena película. Y así es, La gran seducción es una obra que consta de una buena historia y unos buenos personajes; un producto no solo creado para entretener y divertir sino también para que el espectador sienta una empatía y conexión con la historia. Entonces, ¿dónde está el problema? ¿Por qué no limitarse a escribir sobre sus aspectos positivos y definir los dos o tres errores que puedan molestar al espectador? Porque…

Leer más...