A la vuelta de la esquina, los silencios de la vida

Hace falta talento cinematográfico, sensibilidad artística y un conocimiento rico de los ambientes laborales para poner en pie una película como A la vuelta de la esquina. Sin grandes ambiciones ni la habitualmente impostada voluntad de discurso, con la modestia de quien sólo conoce/filma un fragmento del mundo —un pequeño espacio humano con media docena de personajes— y de quien apenas puede poner sobre la mesa tres o cuatro convicciones, Thomas Stuber nos regala una historia llena de matices en la que el espectador dispone de su lugar para preguntarse…

Read More