Corpus Christi, el cura delincuente

Jan Komasa saltó de la nada al gran público a sus treinta años. Suicide Room, una exaltación de la angustia adolescente que tenía más atrevimiento que talento real, se proyectó en el festival de Berlín causando, como poco, curiosidad por este nuevo talento salido de Polonia. Tras unos años menos prolíficos, en los que lanzó la notable Varsovia 1944, 2020 parece ser el año de la confirmación absoluta de uno de los nuevos directores europeos con más voz propia de los últimos años. Netflix estrenó su éxito internacional Hater y…

Leer más...