Divagaciones Portada 

El día del espectador: “El corazón de guerrero” (2000)

La historia del universo es una larga línea en la que si tuviéramos que marcar hechos importantes con una equis, estas estarían hacia el final de la línea y todas muy unidas. Mucho después de que los dinosaurios poblasen la tierra, reinando sobre ella con garra de acero, incluso después de las épocas oscuras de la edad media, otro reino de terror poblaría la España del año 2000, extendiéndose incluso hacia nuestros días. En cada provincia recibirían un nombre, con su propia vestimenta, código moral y red de telecomunicaciones, los…

Leer más...
Divagaciones Portada 

El día del espectador: Te quiero, tío (2009)

Durante muchos años, el medio de transporte que más usaría sería el tren -quizás por herencia familiar o por causas del destino- donde he visto gran parte de  las películas que llevo en la cabeza. También sería el primer sitio donde conocí a @devuelta, aunque no sería hasta más tarde cuando habría una invitación formal a echar un tiempo en este blog. En ciertas etapas y más conforme se van cumpliendo años, hacer nuevas amistades es una quimera que poco o nada tiene que ver con el establishment de la…

Leer más...
Divagaciones Portada 

El día del espectador: Matrix (1999)

No recuerdo si era el año 2000, pero le rondaría. Acabábamos de pasar una catástrofe mundial donde los ordenadores doblegarían a las personas y nos sentíamos los reyes del mundo, capaces de doblegar cualquier civilización gracias a nuestro entrenamiento de Counter Strike y Metal Gear Solid.  El rumor se había extendido por el instituto y solo el hecho de poder ver una película en un ordenador, sin necesidad de un DVD-ROM nos reventaba la cabeza, aquello era el futuro, algo que nos acercaba de una manera real al año 2000…

Leer más...
Asuntos propios Divagaciones Portada 

El día del espectador: “Power Rangers: la película”

Entrar en el cine con una película ya empezada es de las peores sensaciones que puede haber, solo comparable a perder el autobús e ir corriendo detrás de él a la siguiente parada, donde puede que te subas, pero en el ejercicio de intentar recuperar las pulsaciones te preguntes una y otra vez si todo ese esfuerzo merece la pena. Atravesar una sala oscura, sin intención de meter más patadas de las necesarias mientras intentas alcanzar tus asientos, pero también teniendo una concentración máxima para no perderte los minutos esenciales…

Leer más...
Asuntos propios Divagaciones Portada 

El día del espectador: “Batman Forever”

Con la llegada de los centros comerciales, la desaparición estaba más que clara, aunque a mediados de los noventa, todavía aguantaban en pié algunos de aquellos cines que con una o dos salas, eran la alegría de un barrio cada vez más vacío. Ir a comprar el pan y pasarte por delante de la entrada del cine Delicias a ver qué película tocaba mientras mirabas los fotogramas de algunas escenas, era la forma más barata de ver lo que allí ponían sin necesidad de pagar la entrada, algo que más…

Leer más...