Passion, quirúrgica frialdad

Hace un par de días decía David Lynch en su visita a Madrid que Hollywood se había convertido en una máquina industrial que sólo atendía al dinero obviando cualquier idea original. Quizás por eso cada vez le cuesta más hacer el cine que le gustaría. Podemos encontrar un caso similar en Brian de Palma: legendarios son sus tiras y aflojas, ya sea con estudios todopoderosos o caprichosas estrellas. Así, uno de los mayores estandartes del cine norteamericano de los 70 se ha tenido que venir a Europa a filmar algo…

Leer más...