Transcendence, el Síndrome Nolan

Tiene que ser muy duro no ser Christopher Nolan, sobre todo si quieres hacer cine como el de Christopher Nolan, es decir, cine serio, aparatoso y espectacular. Wally Pfister, su director de fotografía desde Memento, debuta con Transcendence, una película tan grandilocuente, pretenciosa y entretenida como cabía esperar de un discípulo del director de El caballero oscuro: la leyenda renace, pero sin el barniz de talento que siempre hace que las películas de éste superen la barrera de la simple apariencia de gravedad. Transcendence plantea a través de sus personajes…

Leer más...