La camarera Lynn, perversiones normalizadas

Por pura cuestión comercial La camarera Lynn ha sido comparada y promocionada como la respuesta alemana a Cincuenta sombras de Grey, como si el público de una y otra fuese remotamente similar. Obviamente las espectadoras de la fantasía yuppie de la película de Sam Taylor-Johnson no encontrarán aquí nada a lo que agarrarse. En cambio, el público que tenga curiosidad por un sutil relato sobre los comportamientos sexuales fuera de la norma, así como un retrato femenino notablemente desarrollado, hallará en la película de Ingo Haeb una muy interesante película.…

Leer más...