La gran belleza, la fiesta del fin del mundo

¿Cuántas veces se repetirá cada vez que se mencione la película de Sorrentino, y no sin razón, que La dolce vita de Fellini es su máximo referente y guía espititual? Pues sí, es cierto, pero este parentesco que inunda y tiñe todo el metraje no la desmerece en absoluto como entidad mutante con vida propia. El universo de esta particular fiesta del fin del mundo es alucinado, intenso, surreal y excesivo, pero también lúcido e incisivo. En él conviven santas, strippers, monjas, botox, Raffaella Carrà, Gorecki, artistas, farsantes, fracasados, políticos…

Read More