La maldición de Chucky, emocionante reencuentro

Debo empezar reconociendo que el simpático muñeco Chucky me ha acompañado en varios momentos de mi vida y por ello le tengo especial cariño. La primera película, Muñeco diabólico, en la vi con mi padre en un cine de verano en 1989. No se me ocurre mejor lugar para ver esta película que un cine de verano donde poder reír y gritar a gusto en esa catarsis colectiva que se produce en un espacio abierto. Chucky entró en la historia del cine de terror mediante una película de Serie B muy del gusto…

Leer más...